Cuestiones de ética confidencialidad

Cuestiones Éticas: Confidencialidad en Distintos Contextos

La ética desempeña un papel fundamental en diversas áreas de la vida, y su aplicación en entornos como la investigación, la atención al cliente, la educación y las relaciones profesionales es esencial para mantener la integridad y el respeto. Uno de los pilares éticos cruciales es la confidencialidad, que abarca diversas dimensiones. En este análisis, exploraremos las cuestiones éticas relacionadas con la confidencialidad en diferentes contextos, desde la investigación hasta la interacción con clientes, estudiantes y colegas.

Cuestiones de Confidencialidad en la Investigación: En el ámbito de la investigación, la confidencialidad juega un papel crucial para salvaguardar la privacidad de los participantes. Los investigadores enfrentan el desafío de equilibrar la obtención de datos significativos con la protección de la identidad de los sujetos. La forma en que se maneja y almacena la información, así como la garantía de anonimato, se convierten en elementos centrales. La revelación inadvertida de detalles personales puede comprometer la integridad de la investigación y dañar la confianza entre los investigadores y los participantes.

Confidencialidad de la Información del Cliente: En el ámbito de la atención al cliente, la confidencialidad es un pilar fundamental de la relación terapéutica. Los profesionales de la salud mental, como psicólogos y terapeutas, están legalmente obligados a preservar la privacidad de la información del cliente. Este compromiso ético se extiende a no divulgar detalles sin el consentimiento explícito del cliente, protegiendo así la confianza depositada en el proceso terapéutico. La gestión ética de la confidencialidad no solo es un deber profesional, sino que también contribuye al ambiente seguro y de apoyo necesario para el bienestar del cliente.

Inconvenientes de Intimidad de los Estudiantes: En el ámbito educativo, especialmente en niveles superiores, las cuestiones de confidencialidad también surgen. Los profesores y administradores deben manejar información confidencial relacionada con el rendimiento académico y la vida personal de los estudiantes. Garantizar que esta información se maneje con sensibilidad y discreción es esencial para proteger la privacidad de los estudiantes y mantener un entorno educativo respetuoso.

Confidencialidad con Relación a Pares y Colegas: La colaboración y la interacción entre pares y colegas en el ámbito profesional pueden generar dilemas éticos en cuanto a la confidencialidad. La información compartida en entornos laborales debe manejarse con cuidado para evitar conflictos de interés y preservar la integridad de las relaciones profesionales. La competencia ética implica no divulgar información confidencial de colegas sin autorización, construyendo así un ambiente de confianza y respeto mutuo en el lugar de trabajo.

confidencialidad

Problemas en las Declaraciones de Ética: Definición y Propósito

En ciertas ocasiones, la Junta de Ética (en adelante, la “Junta”) establece que los miembros y titulares de certificados tienen la oportunidad de beneficiarse de análisis e instrucción adicional sobre temas específicos de conducta ética. Las cuestiones presentes en las declaraciones de ética buscan ampliar la sensibilidad y elevar la conciencia, sirviendo como herramientas ilustrativas del Código Ético (2016) con el objetivo de fomentar una reflexión considerada sobre cuestiones éticas.

Estas declaraciones tienen la capacidad de ayudar a los miembros y titulares de certificados a participar en la toma de decisiones éticas autoguiadas. Es importante señalar que estas afirmaciones no imponen ni requieren de manera absoluta ninguna acción específica. La ética de una actividad dependerá de los hechos y circunstancias que rodean un tema de interés particular.

En esencia, estas declaraciones no establecen un mandato riguroso, sino que actúan como guías flexibles para promover la reflexión ética. Alentando la sensibilidad y la conciencia, buscan dotar a los profesionales con las herramientas necesarias para tomar decisiones morales informadas y autónomas. Es un reconocimiento de la complejidad de las situaciones éticas, donde la aplicación de principios éticos puede variar según el contexto.

Por ende, la flexibilidad de estas declaraciones refleja la comprensión de que la ética no es un conjunto rígido de reglas, sino más bien un proceso dinámico que requiere adaptabilidad y discernimiento. La evaluación ética no puede limitarse a una fórmula predefinida; más bien, debe considerar las circunstancias específicas y la naturaleza única de cada situación.

En última instancia, estas declaraciones sirven como faro ético, guiando a los profesionales hacia una mayor conciencia y comprensión de los desafíos éticos que pueden surgir en su práctica. Fomentan un enfoque reflexivo y autónomo hacia la ética, reconociendo la responsabilidad individual en la toma de decisiones éticas informadas. En este sentido, las declaraciones de ética no solo definen, sino que también inspiran y empoderan a los profesionales a abordar de manera ética las complejidades de su trabajo cotidiano.

Introducción

Los profesionales en el ámbito de la atención médica, incluyendo aquellos que laboran en instituciones educativas públicas, enfrentan responsabilidades legales y éticas para preservar la confidencialidad de la información sobre sus clientes. Este compromiso se extiende a académicos y aquellos involucrados en la investigación con sujetos humanos, quienes tienen la tarea legal y moral de proteger la privacidad de aquellos que participan en estudios clínicos y otras investigaciones.

Tanto los menores como los adultos legalmente incapacitados disfrutan del mismo derecho a la privacidad que los adultos competentes, aunque sus derechos pueden ser mediados por un familiar designado o un tutor legal.

Existen estatutos federales vinculantes para todos los miembros de ASHA que tratan con clientes o pacientes, ya sea en entornos de atención médica (donde la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico [HIPAA] establece reglas de privacidad y seguridad) o en escuelas (que operan bajo la Ley de Privacidad y Derechos Educativos de la Familia [FERPA], así como HIPAA) o en prácticas privadas.

Además, hay estatutos federales estrictos que rigen el tratamiento de sujetos humanos en investigaciones médicas y otras formas de investigación científica. Los estados también cuentan con estatutos que regulan la confidencialidad de la información de pacientes y clientes, la protección de datos recopilados en investigaciones y la privacidad de los estudiantes. Es responsabilidad de todos los miembros de las profesiones de audiología y patología del habla y el lenguaje comprender estas leyes y respetarlas.

Dado que las leyes estatales pueden variar, los profesionales que se mudan de un estado a otro deben tener especial cuidado en familiarizarse con los requisitos legales del nuevo lugar de práctica o residencia.

Las instituciones educativas que forman a profesionales en el campo de las Ciencias y Trastornos de la Comunicación (CSD) deben prestar especial atención a informar a todos los que ingresan a la especialidad sobre estos requisitos legales y deben modelar buenas prácticas en el manejo de información confidencial relacionada con los estudiantes matriculados en sus programas. Los propietarios de empresas y administradores de instalaciones deben verificar periódicamente estos requisitos legales con los profesionales y el personal que emplean.

Las instituciones y también instalaciones en las cuales los profesionales atienden a clientes o realizan investigaciones pueden tener sus propias políticas sobre la protección de la privacidad y el mantenimiento de registros privados.

Es imperativo que los profesionales en estos campos se familiaricen con estas políticas y regulaciones en el lugar de trabajo y realicen sus labores de acuerdo con estos requisitos. Los propietarios y gerentes deben asegurarse de que estas políticas estén disponibles para sus empleados. La capacitación en el lugar de trabajo es deseable, y se recomiendan revisiones periódicas.

El Código de Ética identifica la confidencialidad de la información relacionada con clientes, pacientes, estudiantes y sujetos de investigación como una cuestión de obligación ética, no solo como una cuestión de requisitos legales o laborales.

El respeto a la privacidad está implícito en el Principio de Ética I, ya que considerar esencial el bienestar de las personas atendidas es honrar y respetar su privacidad y la naturaleza confidencial de la información que confían a los profesionales. Esta obligación amplia y general se aborda con más detalle en las Reglas O y P.

Principio I, Regla O: Las personas protegerán la confidencialidad y seguridad de los registros de los servicios profesionales prestados, las actividades académicas y de investigación realizadas, y los productos dispensados. El acceso a estos registros se permitirá solo cuando sea necesario para proteger el bienestar de la persona o de la comunidad, esté legalmente autorizado o de otra manera lo exija la ley.

Principio I, Regla P: Las personas protegerán la confidencialidad de cualquier información profesional o personal sobre personas atendidas profesionalmente o contendientes comprometidos en investigaciones y actividades académicas, y podrán revelar información confidencial solo cuando sea necesario para proteger el bienestar de la persona o de la comunidad, esté legalmente autorizado o sea requerido por la ley.

En caso de discrepancia entre diferentes fuentes de normas sobre privacidad, el profesional debe seguir la norma más restrictiva; por ejemplo, si la ley parece permitir una acción que el Código de Ética parece prohibir, se debe seguir el Código de Ética.

Si hay conflicto entre fuentes, se debe seguir lo que dicta la ley; por ejemplo, si las políticas del lugar de trabajo entran en conflicto en algún punto con los requisitos legales para el manejo confidencial de registros, la ley tiene prioridad.

Cuestiones de confidencialidad en la investigación: Discusión y Guía

La atención a la protección de la privacidad se convierte en un factor central desde la fase de planificación de un proyecto de investigación. Es crucial tanto en la ejecución de la investigación en seres humanos como en la revisión de los resultados de la investigación, ya sea en humanos o animales, para su publicación y el intercambio de conjuntos de datos.

Todos los involucrados, como investigadores, sujetos humanos, personal de apoyo, editores, revisores y administradores de datos, deben comprender los requisitos éticos y legales relacionados con la intimidad y no deben comprometer la confidencialidad por ningún motivo.

Al iniciar un proyecto de investigación que involucra a seres humanos, se debe consultar a las juntas de revisión institucional, y se deben obtener y respetar los formularios de consentimiento informado.

Los seres humanos tienen el derecho de esperar que su información personal no sea difundida cuando se publiquen los resultados de una investigación o cuando se compartan conjuntos de datos de un proyecto de investigación con otros investigadores. Proteger la privacidad de los sujetos de investigación es una responsabilidad para todos los participantes en la investigación.

Guía: Los datos y las identidades personales de los participantes individuales en los estudios de investigación deben mantenerse en privado. Es esencial una supervisión cuidadosa del personal para garantizar que también cumplan con las mejores prácticas para proteger la confidencialidad de todos los datos de los participantes. Algunas precauciones razonables que se deben tomar para proteger y respetar la confidencialidad de los participantes incluyen:

  1. Publicar resultados de investigaciones sin incluir información de identificación personal.
  2. Almacenar registros de investigación de manera segura y limitar el acceso (es decir, solo el personal autorizado puede acceder a los registros).
  3. Eliminar, disfrazar o codificar información de identificación personal.
  4. Obtener el consentimiento informado por escrito del participante (o, en el caso de un niño, del padre o tutor) para publicar descubrimientos que incluyan imágenes fotográficas/video o grabaciones de voz que puedan revelar información de identificación personal.

Dado que los requisitos legales en esta área son rigurosos y las instituciones supervisan de cerca las investigaciones en humanos, los profesionales deben buscar orientación adicional directamente del personal adecuado en sus instituciones de origen.

Durante la revisión por pares de los manuscritos enviados, todos los hallazgos, la información y los gráficos de los manuscritos deben tratarse como altamente confidenciales. Tanto los revisores como los editores tienen la obligación de proteger los descubrimientos de cualquier forma de divulgación prematura.

En un proceso de revisión ciega, se deben proteger las identidades de los investigadores. En un proceso de revisión doble ciego, se debe preservar escrupulosamente el anonimato tanto de los autores como de los revisores. Los editores y revisores no deben hacer uso antes de la publicación de la información que obtengan de los manuscritos enviados.

Confidencialidad de la información del cliente: Discusión

La confidencialidad de la información del cliente es un principio fundamental que debe regir la relación entre los profesionales de la salud auditiva y del lenguaje y sus clientes. Los clientes deben sentirse seguros de que cualquier comunicación relacionada con ellos o sus familias será tratada con la más estricta confidencialidad. Esta seguridad es esencial para establecer un entorno de confianza que permita a los profesionales obtener información completa y precisa durante la evaluación y tratamiento.

La confidencialidad abarca una variedad de interacciones, desde evaluaciones y planes de tratamiento hasta conversaciones con el cliente, su familia o con otros profesionales. Además, los registros de tratamiento y cualquier negociación financiera también deben manejarse de manera privada. Esta garantía de privacidad se extiende a todas las personas que tienen acceso a la información del cliente, incluyendo terapeutas, supervisores, asistentes y personal administrativo en entornos educativos, instalaciones de salud y empresas que gestionan servicios de facturación.

Cuando los profesionales no respetan la privacidad de sus clientes, los daños pueden ser evidentes de manera directa o sutil. Los clientes pueden retener información importante si sienten que su privacidad no está adecuadamente protegida. Por lo tanto, la confidencialidad no solo es una obligación ética, sino que también es crucial para el éxito de la evaluación y el tratamiento.

Los miembros de la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA) tienen la responsabilidad no solo de salvaguardar la confidencialidad en sus interacciones directas con los clientes, sino también de asegurarse de que aquellos bajo su supervisión y el personal de apoyo cumplan con los requisitos éticos relacionados con la privacidad. Además, los profesionales de ASHA que supervisan las instalaciones que proporcionan servicios deben implementar políticas y sanciones en relación con las violaciones de la confidencialidad por parte de su personal o estudiantes bajo supervisión.

En resumen, la confidencialidad en la relación terapéutica es esencial para fomentar la apertura y la honestidad por parte de los clientes. Respetar y proteger la privacidad de la información del cliente no solo es una obligación ética, sino también una práctica necesaria para brindar servicios efectivos y construir relaciones de confianza en el ámbito de la salud auditiva y del lenguaje.

Orientación en relación a la comunicación verbal: Respeto a la confidencialidad

La comunicación verbal en el ámbito de la salud auditiva y del lenguaje está sujeta a principios éticos, especialmente en lo que respecta a la confidencialidad de la información del cliente. A continuación, se presenta una orientación específica para garantizar el respeto a la privacidad y la toma de decisiones informada en diversas situaciones.

  1. Autorización para la Divulgación de Información:
    • En el caso de un adulto competente, solo el cliente tiene el derecho de autorizar la divulgación de su información.
    • Para un niño, este derecho recae en el padre registrado o el tutor ad litem. En situaciones de disputas de custodia, es fundamental seguir las disposiciones legales y acuerdos de custodia para determinar quién tiene derecho a conocer la información del cliente y autorizar divulgaciones.
    • En el caso de un adulto incompetente, solo los miembros de la familia designados o el tutor legal pueden autorizar la divulgación.
  2. Procedimientos Recomendados:
    • En todos los casos de tratamiento, se debe proporcionar al cliente o al gerente del cliente un formulario escrito que especifique la divulgación de información al inicio del régimen. Este formulario debe ser firmado por el cliente o su representante designado.
    • Cada registro de cliente debe contener una declaración clara y fácilmente accesible que indique quién tiene derecho a acceder a la información y quién puede autorizar su divulgación.
  3. Acuerdo de Divulgación de Información:
    • Para cualquier divulgación de información no especificada en el acuerdo de privacidad inicial o exigida por la ley, se debe obtener un acuerdo de divulgación de información por escrito de los clientes o sus representantes designados. Esto incluye obtener permiso para compartir información con otros profesionales.
  4. Citaciones y Órdenes Legales:
    • En casos excepcionales donde los tribunales o entidades administrativas emiten citaciones, los profesionales deben buscar asesoramiento legal antes de divulgar información confidencial. Cumplir con estas solicitudes debe hacerse con prudencia y respetando siempre los derechos del cliente en la medida de lo posible.
  5. Confidencialidad en Discusiones y Comunicaciones:
    • Los profesionales tienen la prohibición de discutir clientes en lugares públicos o frente a otras personas, incluso si no se menciona el nombre del cliente. Esto se aplica tanto a conversaciones cara a cara como a formas digitales o electrónicas de comunicación.

Respetar la confidencialidad es esencial para construir y mantener la confianza en la relación terapéutica. Los profesionales deben ser diligentes al seguir estos principios éticos y legales para garantizar el cuidado y la protección adecuados de la información del cliente en todas las interacciones y entornos.

Orientación respecto a los Registros Escritos: Garantizando la Confidencialidad y la Ética Profesional

La gestión de registros escritos es fundamental en la práctica de profesionales de la salud auditiva y del lenguaje. La transición a registros electrónicos ha introducido nuevas complejidades, pero también ha resaltado la importancia de salvaguardar la confidencialidad y manejar la información de manera ética. Aquí se proporciona una orientación específica para abordar estas preocupaciones y garantizar prácticas adecuadas en la administración de registros.

  1. Dispositivos Personales y Cuentas en Línea:
    • En general, los profesionales no deben crear, actualizar ni almacenar registros en dispositivos electrónicos personales o cuentas en línea. El trabajo con registros debe realizarse en el entorno de trabajo designado, y si se permite fuera del lugar, deben aplicarse salvaguardias como contraseñas y anonimato del cliente.
  2. Políticas de la Institución o Práctica:
    • Todas las instituciones y prácticas independientes deben tener políticas claras por escrito sobre la administración de registros de clientes. Estas políticas deben abordar la precisión, el contenido, el almacenamiento, la propiedad, el acceso, la revisión, la retención, la transferencia, las solicitudes de información, el uso para investigaciones y la destrucción de registros.
  3. Cumplimiento de Políticas:
    • Las políticas relacionadas con la administración de registros deben seguirse rigurosamente. El incumplimiento de estas políticas no solo compromete la confidencialidad del cliente sino que también puede resultar en protestas éticas y acciones legales contra el profesional.
  4. Propiedad del Registro:
    • Es crucial comprender quién es el propietario del registro, ya que puede variar según el entorno de práctica. En entornos médicos, el hospital puede ser el propietario, mientras que en la práctica privada, el profesional legalmente responsable es el dueño.
  5. Criterio Profesional:
    • Los profesionales deben ejercer su criterio profesional al realizar anotaciones en el expediente del cliente. Esto implica asegurarse de que la información sea precisa, relevante y necesaria para la atención del cliente.
  6. Confidencialidad y Seguridad de Datos Electrónicos:
    • Se deben tomar medidas adecuadas para proteger la confidencialidad y seguridad de la información y los registros electrónicos. Esto incluye contraseñas seguras, acceso autorizado, copias de seguridad regulares y planes de emergencia para proteger los sistemas informáticos.

La administración de registros es una responsabilidad ética y legal que requiere atención y cumplimiento riguroso de políticas y regulaciones. La integridad y confidencialidad de la información del cliente deben ser prioridades constantes para garantizar la confianza del cliente y el cumplimiento de los principios éticos en la práctica profesional.

Inconvenientes de Privacidad de los Alumnos: Respeto y Salvaguardia Ética

La confidencialidad de la información es esencial en el entorno educativo, especialmente cuando se trata de estudiantes y estudiantes clínicos en campos como la audiología y la logopedia. A continuación, se proporciona orientación específica para abordar las preocupaciones de privacidad relacionadas con los alumnos y estudiantes clínicos.

Orientación respecto a los Alumnos en las Clases:

  1. Políticas Institucionales:
    • La mayoría de las instituciones académicas tienen políticas claras sobre el acceso, almacenamiento y divulgación de registros académicos y disciplinarios de los estudiantes. Es esencial que los educadores respeten estas políticas y no divulguen información más allá de lo necesario para la educación del estudiante.
  2. Comunicaciones Apropiadas:
    • Las discusiones verbales y electrónicas sobre el desempeño de los estudiantes deben limitarse a asuntos directamente relacionados con su educación. La información personal y las evaluaciones no deben discutirse en lugares públicos ni divulgarse sin una necesidad clara y justificada.
  3. Protección de Datos Electrónicos:
    • El acceso a las calificaciones y registros académicos en dispositivos electrónicos debe protegerse con contraseña, especialmente si se lleva fuera de la oficina del campus. La información personal confidencial no debe compartirse a menos que exista una necesidad evidente y justificada.

Orientación respecto a los Estudiantes Clínicos:

  1. Confidencialidad en el Contexto Clínico:
    • Los supervisores de alumnos clínicos deben garantizar la privacidad de los registros clínicos de los clientes y estudiantes. Es fundamental modelar un respeto elevado por la confidencialidad y seguir las mejores prácticas en la gestión de registros clínicos.
  2. Reglas de Visualización y Comunicación:
    • Los supervisores deben conocer las reglas que rigen la visualización y comunicación de información del cliente en un entorno de enseñanza clínica. La discusión de registros con fines académicos generalmente está permitida, pero divulgar información a otros estudiantes o amigos constituiría una violación de la confidencialidad.
  3. Autorización Firmada:
    • Cuando los estudiantes clínicos trabajan con clientes, la información del cliente no puede divulgarse sin una autorización firmada. Cualquier solicitud de información debe manejarse de acuerdo con los protocolos éticos y legales.

Respetar la privacidad de los alumnos y estudiantes clínicos no solo es un requisito legal, sino también una obligación ética. Al seguir estas pautas, se garantiza un entorno educativo que valora y protege la confidencialidad de la información.

Cuestiones de ética: confidencialidad

Confidencialidad en Relación con Padres y Colegas: Respeto Profesional y Protección de la Información

La confidencialidad entre colegas y profesionales de la comunicación es un aspecto fundamental para mantener relaciones colaborativas y respetuosas. El Código de Ética establece principios y pautas específicas para garantizar la protección de la información en diversas interacciones profesionales.

Orientación:

  1. Información Confidencial de Colegas:
    • Cuando los profesionales de la comunicación, ya sean visitantes del sitio, consultores, supervisores, gestores o revisores de documentos, acceden a información personal y confidencial de colegas, deben tratar esta información con el mismo cuidado que se dispensa a la información de clientes y sujetos de investigación.
  2. Discusiones y Evaluaciones:
    • En situaciones en las que se comparte información confidencial sobre colegas, especialmente en comités o grupos que abordan temas sensibles, se debe establecer claramente el nivel de confidencialidad esperado. Los registros de estas discusiones deben protegerse adecuadamente, y se debe acordar su almacenamiento y eliminación.
  3. Asuntos Disciplinarios:
    • En casos en los que las discusiones pueden dar lugar a medidas disciplinarias, es crucial mantener la confidencialidad hasta que se tome una decisión final. Los informes o respuestas a presuntas violaciones de códigos éticos también involucran información confidencial y deben manejarse con discreción.
  4. Órganos de Resolución:
    • Los órganos de resolución, al abordar casos disciplinarios, suelen seguir reglas de confidencialidad establecidas por leyes, estatutos y políticas internas. Los profesionales deben informarse sobre estas normativas y no asumir que los resultados pueden hacerse públicos en todos los casos.
  5. Protección de Información en Protestas:
    • Los miembros de ASHA que presentan o responden a protestas tienen la responsabilidad de proteger la confidencialidad de los materiales relevantes para la resolución de las mismas. El cumplimiento con las políticas de la Junta de Ética es esencial, y la Regla P del Principio de Ética IV aborda específicamente esta obligación ética.

En conclusión, el respeto por la confidencialidad en las interacciones profesionales es esencial para mantener la integridad y la confianza en la comunidad de la comunicación. Al seguir las pautas éticas establecidas, los profesionales contribuyen a un entorno colaborativo y respetuoso en el que se protege la información confidencial de manera adecuada.

Apreciamos tu interés en nuestro artículo Cuestiones de ética: confidencialidad
! Aguardamos que haya sido informativo y divertido para ti. Si tienes más preguntas sobre #Cuestiones #ética #confidencialidad o algún otro tema, no tengas dudas en hacérnoslas saber