Saltar al contenido

Hay ciertos tipos de acciones a las cuales estamos acostumbrados que pueden destruir nuestras vidas. Para no despertarte un día completamente confundido o con una sensación de falta de pasión, lee esto y trata de deshacerte de estas conductas.

Es por eso que queremos llamar tu atencion de algunos momentos que seguro nos parecen familiares y estos tienen efectos negativos para nosotros.

1. Podemos destruír nuestras vidas eligiendo a las personas equivocadas como compañeros -  Estamos acelerando constantemente nuestras vidas, estableciendo un alto ritmo en relaciones. Y a menudo esto se debe al miedo a la soledad, ya que nadie quiere estar solo. Al tratar de encontrar algo lo antes posible, cometemos actos cuyas consecuencias pueden dejar un rastro desagradable en nuestros recuerdos. No apresures el tiempo, el agitado mundo moderno puede llevarnos al agotamiento. Para avanzar con valentía, debes analizar tu vida anterior y esto requiere soledad. Esto nos permite conocernos mejor y sumergirnos en una atmósfera creativa. Todo esto nos lleva a la armonía. Mucho en esta vida tiene dos caras, como una moneda, y la soledad no es una excepción. Para que no te haga daño es importante comprender cuánto tiempo necesitas. Al hacer eso, este estado no te causará ninguna sensación de incomodidad. Dios entró al vacío. Él miró a su alrededor y dijo: “Estoy solo. Creo un mundo para mí”. James Weldon Johnson 2. Podemos destruirnos debido a la incapacidad de expresar nuestros sentimientos - Después de experimentar muchos momentos difíciles en la vida, nos cerramos. Cuando conocemos gente nueva, nos comprimimos, tratamos de no decir algo superfluo, tenemos miedo de admitir lo que significan para nosotros nuetros seres queridos. Hay quienes consideran una debilidad cualquier manifestación de sentimientos, y esta es la opinión de personas que no tienen el coraje de abrirse. Pueden estar convencidos que de esta manera están mucho mejor y más relajados, pero de hecho se privan de los momentos más brillantes. Sí, no se puede negar que cuando revelamos nuestro sentir nos volvemos indefensos, pero no hay nada de malo en eso. Cuando una persona es vulnerable, está abierto a uno de los sentimientos más conmovedores: la protección. En todo momento, cuando podemos decirle a alguien lo importante que es, cuánto significa para nosotros, hay algo de magia. No tengas miedo de abrirte. ¡Enamórate! Requiere coraje y valentía, pero al final verás que vale la pena. CONTINUA ↓↓↓

Imagen 1 De 4