Saltar al contenido

Una actividad hepática reducida provoca que el cuerpo comience a retrasar la eliminación de toxinas.

Estas se depositan en el tejido adiposo, a la espera de que el hígado vuelva a un estado estable, para retirarlas de forma segura de nuestro cuerpo.

Te mostramos que causas son las probables de provocar que tu hígado no pueda ya soportar esa pesada carga.

Confusión de la conciencia - Debido a una carga fuerte, el hígado puede dejar de filtrar la sangre y las toxinas acumuladas tienen todas las posibilidades de acabar alcanzando al cerebro. Cuando esto sucede, los siguientes síntomas comienzan a aparecer: • confusión de la conciencia; • pérdidas de memoria; • dificultades a la hora de tomar decisiones. Descenso del nivel de azúcar en sangre El hígado es responsable de generar estabilidad en los niveles de azúcar presentes en la sangre. Cuando está sobrecargado, el nivel de azúcar baja.

Esto responde a un crecimiento anormal de la glucosa después de comer. Tras unas horas, el nivel de azúcar cae bruscamente. Como resultado, la persona se vuelve más irritable, confundida y siente que le falta energía. CONTINUA ↓↓↓

Imagen 1 De 6