Saltar al contenido

Hola, amigos. Me llamo María Makarshina. Llevo 20 años trabajando como pediatra en San Petersburgo (Rusia) y durante los últimos dos he llevado un blog donde doy consejos útiles.

Trato de proporcionarles a los padres la información que puede ser difícil de obtener de un médico local.

Lo que pretendemos es que los padres tomen decisiones de una manera mas consciente y poder explicarles el por que se da un tratamiento o otro.

La “garganta inflamada” no es un diagnóstico - “Tu hijo tiene la garganta inflamada”, dice el pediatra. Veamos qué significa eso. Cuando el virus se introduce, se produce una inflamación: los vasos se ensanchan, las membranas mucosas se vuelven de un color más vivo de lo habitual. Este es un estado normal con los resfriados más comunes, no requiere de ningún tratamiento si no se aprecian otros síntomas. ¿Cuándo hace falta nuestra intervención? • Con un dolor de garganta fuerte, cuando el niño presenta dificultades para tragar saliva. Esto, por lo general, ocurre durante una amigdalitis bacteriana aguda.
 • Dolor de garganta fuerte unilateral. Puede ser un síntoma de un absceso paratonsilar. En este caso, es necesario realizar una exploración urgente por parte de un otorrinolaringólogo.
 • El dolor de garganta moderado durante 2-3 días es un compañero habitual de las enfermedades respiratorias agudas. Mientras tanto, el niño bebe bien y no rechaza por completo la comida. Para aliviar los síntomas se puede recurrir a los enjuagues o aerosoles con medicamentos antiinflamatorios. Pero si la garganta no duele, no debe tratarse. CONTINUA ↓↓↓

Imagen 1 De 12