Saltar al contenido

Algunas veces, en la vida hay fracasos después de los cuales no sabes si llorar o reír. Da la impresión de que el destino es un verdadero bromista.

Si no, ¿cómo explicar las situaciones que les sucedieron a los protagonistas de nuestro artículo?

En el dia de hoy hemos recolectado unas historias de algunos usuarios de las redes que un autentico fiasco se les ha convertido en un golpe de suerte.

• Nuestro vecino es nudista. Y sucede que su balcón está directamente debajo del nuestro. Así que cuando sales, puedes ver al vecino desnudo bebiendo café. Hace poco, vino a visitarme una amiga. Quise mostrarle la hermosa vista que se abre desde nuestro balcón. Salimos, y allí estaba el vecino de abajo, agitando alegremente el periódico y revelando todos sus encantos ante nosotras. Yo, como si nada, le devolví el saludo. Entonces mi amiga dice: “Sí, la vista realmente es inusual. ¡Se ve hasta el detalle más pequeño!”. Ahora mi vecino usa calzoncillos. Parece que se ofendió. • Perdí mi teléfono móvil. Era caro, me dio mucha pena, pero tampoco era motivo para disgustarme demasiado. Caminando por la calle, de pronto vi mi teléfono en un banco vacío, pero descargado, me sorprendió mucho verlo allí. Llegué a casa, lo prendí, todo estaba bien, las aplicaciones estaban organizadas en el mismo orden, pero... todas las fotos eran de otra persona, un chico de unos veinticinco años. Llamé desde su teléfono al mío, y resultó que él también había encontrado “su” teléfono en el parque después de haberlo perdido. Así fue como nos conocimos, y ahora somos muy buenos amigos. CONTINUA ↓↓↓

Imagen 1 De 5